You are here!!


Quinoa, la súper semilla del futuro.

Si nos pidieran que eligiéramos un alimento que representara nuestro siglo, probablemente escogeríamos la quínoa. Agregar a tu dieta esta súper semilla es un must, pues además de que es muy fácil de cocinar, tiene excelentes cualidades nutricionales.

De dónde viene y a dónde va

Originaria de Sudamérica —tanto Bolivia como Perú son los principales exportadores— la quínoa, también conocida como “El Oro Inca”, es una raíz que tarda entre cuatro y ocho meses para estar lista desde la siembra hasta la maduración.

Hay distintos tipos de quínoa y se clasifica de acuerdo a las frutas que da, a la forma que tiene y a su color: que va de los blancos a los grises y el negro, pasando por tonalidades como el amarillo, el rosa, el rojo y el morado, aunque el color más dominante, o fácil de encontrar en México es el color crema.  

Y por fin, ¿qué es?

Entre semilla y grano, aporta proteína, grasa ¡o incluso hasta fruta o verdura!, la gente —y los especialistas— parecen no ponerse de acuerdo a la hora de elegir una categoría para la quínoa, pues tiene demasiadas propiedades como para encasillarla en un solo tipo de alimento.

Algunas personas la tratan como un grano, pues se cocina de forma parecida y tiene altos contenidos de fibra y antioxidantes, incluso más que el amaranto, pero en realidad es la semilla de una especie de planta conocida como Chenopodium —que también produce comestibles como la espinaca y la acelga—. Así pues, no es un grano sino una semilla.