You are here!!


Cómo la música impacta a tu espíritu y tu cuerpo

Clásica, jazz, electrónica o rock, la música puede tener un efecto positivo en nosotros. Dependiendo de la pieza, puede ser calmante o estimulante. Una frase popular dice que la “música calma la mente”. Ahora ya tenemos la prueba de que, de hecho, contribuye a una sensación interna de armonía. Silencia nuestra prisa diaria, se lleva la tensión y nos libera del estrés. Un ritmo lento tiene impacto positivo en los latidos de nuestro corazón y calma nuestra respiración. Después de un día intenso de trabajo, con todos esos archivos y relaciones que tenemos que manejar, qué mejor que relajarte con un poco de música que puedes escuchar en el camino a casa o en tu cuarto, por algunos minutos. Aunque toda la familia se puede beneficiar con la música si la pones en la sala.

La música mejora nuestro humor

La música puede ahuyentar el mal humor o darte un levantón cuando te sientes triste. El placer que sentimos cuando escuchamos música de verdad aumenta la secreción de dopamina del cerebro, la hormona del placer. De esta manera, el cerebro regula las emociones negativas y nos hace sentir más felices. Si tu hijo adolescente insiste en que su música R&B lo hace sentir como el rey del mundo, es cierto. La música, especialmente los sonidos graves, provoca una sensación de poder e incrementa la autoconfianza*. Escuchar música mientras corres puede hacer que olvides el dolor muscular y facilita el esfuerzo, haciéndote sentir como si flotaras.

Y te hace más efectiva

Cualquier ritmo sirve como un gran estimulante y te da energía y valor cuando tienes que hacerle frente a una tarea específica. Una melodía dulce, preferentemente instrumental —pues las letras a veces pueden distraer— es una herramienta maravillosa para mejorar la concentración. Para algunos puede funcionar el electrojazz, para otros, algo más clásico. Escuchar música en el trabajo es una buena forma para protegerse de las intrusiones, como los correos electrónicos, el Facebook o las conversaciones cercanas. Te puedes concentrar mejor, enfocarte en tus tareas y ser más efectiva.