You are here!!


Cómo el ejercicio estimula el desempeño mental y el bienestar

Sabes que una rutina de ejercicios sólida es una parte vital de un estilo de vida saludable: es clave para mantener tu fortaleza física y resistencia. Pero, ¿sabías que el ejercicio vigoroso también mejora tu desempeño mental y el bienestar en general? No estaba todo “en tu cabeza”. Esta es la razón por la que tus entrenamientos te mantienen en forma tanto mental como emocionalmente también.

Tus entrenamientos diarios te hacen sentir balanceada. También actúan para aliviar el estrés de forma natural. Además, el desafío de alcanzar nuevas metas de resistencia física es muy motivador. Ya sea que mezcles tu rutina de yoga preferida con ejercicio cardiovascular o una corrida larga al aire libre, no se puede negar que trabajar en una buena sudada y subir tu ritmo cardiaco es esencial para mantenerte en la mejor forma. Pero los estudios demuestran que esto también puede ayudar a que tu cerebro se desempeño mejor, y que el ejercicio es una parte clave del bienestar en general. He aquí por qué.

LOS ENTRENAMIENTOS INTENSOS ESTIMULAN LA MEMORIA Y EL DESEMPEÑO MENTAL

¿Disfrutas trabajar en alcanzar lo mejor de ti? Resulta que esforzarte más para alcanzar niveles más altos de salud física también beneficia tu memoria y desempeño mental. Investigadores de la Universidad de Columbia Británica probaron recientemente que el ejercicio aeróbico intenso, practicado de forma regular —del tipo que pone a tu corazón y a tus glándulas sudoríparas a bombear—, aumenta el tamaño del hipocampo, la parte del cerebro que controla la memoria verbal y el aprendizaje*. Así que, para maximizar tu rendimiento en el trabajo o conquistar ese próximo desafío mental, el ejercicio intenso es tu aliado.

EL EJERCICIO REFUERZA EL BIENESTAR Y EL EQUILIBRIO EMOCIONAL

Además de mantener tu mente y memoria claras, los estudios demuestran que una rutina de ejercicio regular también contribuye a una sensación de bienestar y de balance emocional**. En un estudio, las personas que se ejercitaron de forma frecuente tuvieron más actitudes positivas; redujeron el estrés y la ansiedad; y mejoraron su estado de ánimo en general**.

Para hacer la experiencia de entrenarte aún más gratificante, intenta escuchar música mientras haces ejercicio, o formar un equipo con algún amigo para que ambos ayuden a mantenerse en el camino hacia su meta de salud mientras disfrutan de la compañía y la conversación. Sabes que la motivación siempre es clave para alcanzar los objetivos.

Probablemente ahora ya tengas claras las fuertes conexiones que hay entre el ejercicio vigoroso —y practicado de forma regular—, el desempeño mental y el bienestar en general. ¿Estás lista para intensificar tu rutina de ejercicio y aceptar el siguiente nivel de salud física, emocional y mental? ¡Adelante!

¿Qué te motiva a hacer ejercicio, los beneficios mentales o los físicos? ¿O ambos?