You are here!!


10 formas de desestresar tu intestino.

Los efectos que tiene el estrés en tu digestión.

Se ha demostrado que tu estado de ánimo afecta a tu intestino, es por eso que el estrés puede tener consecuencias tan perjudiciales en tu bienestar digestivo.

Cuando estás estresado, tu mente libera hormonas que desencadenan una respuesta de “lucha o huida” en tu cuerpo, una reacción primitiva que ayudaba a nuestros antepasados a lidiar con el peligro. Lo que esto hace, básicamente, es redirigir el flujo de sangre y energía a los brazos, las piernas y la cabeza, y alejarlo de los procesos corporales que no son importantes para la fuga o la lucha: lo que incluye tu digestión.

Este cambio en tu cuerpo altera la cantidad de jugos gástricos que segregas, lo que puede ocasionar inflamación, alteraciones en tus movimientos intestinales y hacer que tu sistema digestivo se vuelva lento y perezoso. Todo esto tiene un efecto perjudicial en el delicado balance de bacterias de tu intestino, aumentando los niveles de bacterias dañinas, en comparación con las bacterias beneficiosas, un problema también conocido como disbiosis.
Le puede tomar bastante tiempo a tu flora intestinal para recuperarse de un suceso estresante, y vivir en un estado constante de estrés puede dejarla en desequilibrio. Sin embargo, aquí hay algunos pasos que puedes seguir para ayudar a tu sistema digestivo en momentos de estrés:

10 maneras para desestresar tu intestino

1. Come porciones más pequeñas y frecuentes sin aumentar la ingesta total de calorías.
Más de una de cada tres personas comen en exceso o recurren a la comida poco saludable cuando están estresados, lo que puede empeorar el problema. Dividir tus alimentos en cinco o seis pequeñas comidas repartidas a lo largo del día puede ser más gentil con tu estómago.

2. Comienza el día con un desayuno saludable.
Los estudios demuestran que saltarte la primera comida del día verdaderamente puede hacerte sentir más estresado.

3. Come de forma regular.
De acuerdo con La Asociación Americana de Psicología (APA), 27% de nosotros respondemos al estrés brincando comidas: y esto priva a tu sistema digestivo de lo que necesita.

4. Asegúrate de que tu dieta incluya alimentos que tengan un efecto positivo en tu digestión.
Esto incluye frutas y verduras frescas; cereales integrales; carne y pescado bajos en grasa; algunos lácteos; y “grasas buenas”, que se encuentran en las nueces, las semillas y sus aceites.

5. No apresures tu comida.
Tomarte el tiempo para masticar tu comida lentamente, y en un ambiente relajado, te puede ayudar a reducir los niveles de estrés, así como mejorar tu digestión.

6. Consume productos lácteos fermentados.
Se ha demostrado que comer todos los días productos lácteos fermentados que contengan probióticos beneficia la salud digestiva.

7. Toma al menos dos litros de agua al día.
El agua es vital para mantener un sistema digestivo saludable. Además, la falta de agua puede incrementar tu producción de hormonas del estrés.

8. Haz ejercicio de forma regular.
Hacer 30 minutos de ejercicio cada día provoca la liberación de la hormona que te hace sentir bien, la serotonina, que ha demostrado tener un impacto positivo en los niveles de estrés y, por lo tanto, en los problemas digestivos. 

9. No fumes.
Aunque muchas personas recurren a fumar como una forma de liberar el estrés, los químicos en los cigarros tienen, en realidad, el efecto contrario, además de tener un impacto negativo en la bacteria de tu intestino.

10. Mantente cerca de tu peso ideal.
El exceso de peso puede poner a tu cuerpo bajo más presión de lo debido y ocasionar problemas digestivos. Mantener un índice de masa corporal saludable es una gran manera de asegurar que tu cuerpo y tu sistema digestivo funcionen de forma óptima.