You are here!!


¿Por qué las bacterias intestinales son tan importantes?

Tu cuerpo es el hogar de cientos de billones de distintas bacterias microscópicas, De hecho, por cada célula de tu cuerpo, tienes 10 microbios, lo que representa entre 1.5 y 2 kilogramos de tu peso total. Más del 95% de estos microbios se puede encontrar en tu intestino, y estas inofensivas bacterias juegan una parte increíblemente importante a la hora de mantenerte sano. 

Los 100 billones de bacterias de tu intestino están compuestas por más de 1,000 especies diferentes. A estas bacterias —junto con otros microorganismos— se les conoce como flora intestinal, un elemento esencial para tu bienestar, pues apoya a tu sistema digestivo, ya sea utilizando enzimas para ayudarle a tu cuerpo a deshacer los alimentos que no es capaz, como permitiéndote extraer más energía de lo que comes.

La flora intestinal se ve influenciada por tu dieta, estilo de vida y medio ambiente, es por eso que no hay dos personas con una flora igual: su composición es única, como tu ADN. Sin embargo, aunque varía según el individuo, está compuesta por los mismos tipos de bacterias, que necesitan ser diversas, estables y balanceadas cuidadosamente para funcionar de forma óptima. 

Las alteraciones drásticas en tu dieta, las situaciones estresantes o los cambios en la salud pueden influenciar la composición de tu flora intestinal. Y esto puede conducir a la disbosis: un desequilibrio microbiano que incrementa los niveles de bacterias dañinas, en comparación con las bacterias beneficiosas.

Para garantizar que tu flora intestinal funcione adecuadamente, es importante que te asegures de que tenga acceso a los nutrientes correctos. Se ha demostrado que una dieta que incorpora alimentos que contienen probióticos tiene un efecto positivo en la flora intestinal. Los probióticos son ingredientes alimenticios no digeribles que ayudan a que las bacterias se desarrollen, mientras que los probióticos son microorganismos vivos que proporcionan beneficios para salud cuando son consumidos de forma suficiente. Ambos son beneficiosos para la salud y el bienestar de tu flora intestinal, y para el resto de tu cuerpo también. Los probióticos se pueden encontrar en las frutas, las verduras y en algunos productos lácteos fermentados, mientras que los probióticos se pueden encontrar en ciertos productos lácteos fermentados.